Liconsa apoya a damnificados por sismo

Liconsa apoya a damnificados por sismo
  • El Director de Liconsa, el oaxaqueño Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, se trasladó al Istmo de Tehuantepec para coordinar ayuda de la paraestatal

 

Liconsa, la empresa que opera el Programa de Abasto Social de Leche del Gobierno de la República, apoya con la instalación de centros de acopio, así como dotación de leche y agua potable a la población que fue afectada por el sismo de 8.2 grados en la escala Richter, que afectó a varias entidades del país, principalmente Chiapas, Tabasco y con mayor severidad a municipios del Istmo de Tehuantepec en Oaxaca.

 

Desde temprana hora de este viernes, el Director General de la paraestatal, el oaxaqueño Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, se trasladó al Istmo de Tehuantepec en Oaxaca, para coordinar acciones de ayuda institucional, principalmente en los municipios de Juchitán, Tehuantepec, Matías Romero, Ciudad Ixtepec, Santa María Xadani, Niltepec, Ixtaltepec, Huamelula, Tapanatepec y Salina Cruz, los cuales están reportados como los más afectados.

 

Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva informó que desde la mañana de este viernes, la Planta Industrializadora ubicada en los Valles Centrales de Oaxaca inició con el envío de 30 mil litros de agua potable en bolsas de dos litros, 51 mil unidades de leche de sabores en la presentación de 250 mililitros, así como 10 mil sobres de leche en polvo, todo ello será distribuido en las comunidades del Istmo de Tehuantepec que fueron las más afectadas por el movimiento telúrico.

 

“Los oaxaqueños siempre estaremos de pie. Las personas damnificadas no están solas”, señaló el funcionario federal. “Nuestras plantas están listas para apoyar a la población”, agregó.

 

Liconsa pone a disposición de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación la posibilidad de distribuir agua potable en bolsas en los estados de Veracruz, Puebla, Oaxaca, Ciudad de México, Hidalgo, Estado de México, Chiapas y Tabasco.

 

La planta de tratamiento ubicada en Oaxaca, tiene capacidad para procesar alrededor de cinco mil litros por hora.