Omiten examen de alcohol al junior del Audi

Omiten examen de alcohol al junior del Audi

El Perito de Tránsito Municipal, el médico de guardia del Hospital Civil “Dr. Aurelio Valdivieso” y paramédicos de Protección Civil Municipal incurrieron en omisión al no realizar examen de alcohol al “junior” del Audi,  Alejandro Arturo Vargas Alavés, para establecer si éste manejaba en estado de ebriedad al momento de provocar el accidente donde murió el estudiante de Medicina, Yehú Robles Castellanos, y causó heridas graves irreversibles a su compañera Daniela Celaya, así como al conductor del taxi en donde viajaban.
Además, los partes presentados por cada una de las dependencias están plagados de irregularidades, debido a que cada uno da versiones diferentes del percance y ocultan que el joven, además de manejar con exceso de velocidad, lo hacía alcoholizado, como lo confirman testigos presenciales y quienes prestaron los primeros auxilios.
Incluso, difieren en tiempo y lugar, así como en la forma en que el “junior” fue trasladado y asegurado por las corporaciones de seguridad, pues mientras uno precisa haber trasladado al responsable al hospital número uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el reporte de otro se establece que fue llevado al Hospital Civil “Dr. Aurelio Valdivieso” para recibir atención médica.
En el peritaje, como en los reportes de los paramédicos, así como del médico del Hospital Civil que lo recibió -documentos  proporcionados a Tiempo por compañeros de los futuros galenos- no se precisa si Alejandro Arturo manejaba alcoholizado o no, como debieron haberlo hecho de acuerdo con el protocolo que se sigue en estos casos.

POLICÍA VIAL Y SU REPORTE
El peritaje de la Policía Vial de Oaxaca de Juárez elaborado por David René Rojas Reyes refiere que el incidente ocurrió a las 02:40 horas de la madrugada cuando sucedió a la 01:30 de la mañana del viernes 01 de mayo. Asimismo, establece que el percance se suscitó en la calle de Naranjos y Emilio Carranza, cuando la arteria Naranjos ya no existe pues a partir de finales del mes de abril cambió al nombre de “Avenida Fuerza Aérea Mexicana”.
Asimismo, refiere que “a mi arribo encontré a ambos conductores en el interior de sus unidades de motor”, situación que contrasta con las imágenes del accidente en poder de Tiempo, pues desde el momento del choque los únicos que permanecieron dentro de la unidad de motor eran dos de los tres ocupantes del taxi del sitio Antequera, es decir, el chofer y el estudiante de medicina, Yehú Robles Castellanos, mientras que la alumna Daniela Celaya se encontraba a escasos metros sobre el piso, debido a que por el impacto salió disparada por el medallón de la unidad de motor.
A su vez, el joven Alejandro Arturo Vargas Alavés se encontraba recostado sobre la cinta asfáltica a varios metros de la unidad que conducía y que provocó el accidente, luego de abandonarla.

ANOMALÍAS EN  LA VALORACIÓN
Ninguno de los tres reportes precisa que Alejandro Arturo Vargas Alavés conducía en estado de ebriedad, como lo confirmaron testigos presenciales del accidente y que fueron los primeros en prestar los primeros auxilios a todos los involucrados.

HORA DE INGRESO NO COINCIDE
El reporte de Hospital Civil que consiste en una hoja membretada, únicamente refiere el ingreso del joven Alejandro Arturo Vargas Alavés a las 03:00 horas de la madrugada cuando el parte de Vialidad Municipal refiere que fue ingresado a las 02:00 de la mañana, teniendo pues, una hora de diferencia.
El documento  consigna que la persona presenta: “Trauma Cerrado de abdomen secundario a accidente automovilístico” seguido de la firma de un tal “Doctor Juárez” a pesar de que al calce se establece que el médico tratante debería rubricar el documento con su nombre completo y firma.
Al igual que el de Vialidad Municipal, el reporte de ingreso del Hospital Civil “Aurelio Valdivieso” no consigna si el joven fue sometido a un examen de alcoholemia que es una prueba que determina qué tanto alcohol hay en la sangre.

PROTECCIÓN CIVIL PRESENTA OTRA VERSIÓN
El reporte de los paramédicos de Protección Civil Municipal quienes también llegaron a prestar el auxilio, está plagado de errores, de tiempo-espacio y traslados que se contraponen con los otros peritajes.
En este caso establece que el percance ocurrió en: “la esquina de las calles de Naranjos y Manuel Ruiz” cuando en realidad fue en la esquina de la avenida Fuerza Aérea Mexicana y Emilio Carranza.
Precisa que el joven que provocó el percance, Alejandro Arturo Vargas Alavés, fue trasladado al hospital número uno del IMSS, cuando en realidad fue llevado al Hospital Civil “Dr. Aurelio Valdivieso”.
Otro error más es que establece que el estudiante de la Facultad de Medicina de la UABJO, Yehú Robles Castellanos, fue canalizado a la Clínica 2002, cuando en realidad fue llevado también al Hospital Civil “Dr. Aurelio Valdivieso”.
Añade que el auto tipo Audi es de color Negro cuando en realidad es de color blanco.
Finalmente, asienta que de los hechos tomó conocimiento la perito Magdalena Bolaños en la unidad 452 y el Oficial de la Policía de Proximidad, Javier Rosas Méndez en la unidad 947.

NECESARIO, EL PARTE MÉDICO
Sobre el incidente, el director del Heroico Cuerpo de Bomberos de Oaxaca, Manuel Maza Sánchez aseguró que los cuerpos de auxilio y emergencia que hay en la entidad disponen de protocolos para el auxilio de accidentados los cuales contemplan el asentar en el parte médico si los involucrados estaban ebrios o bajo los influjos de una droga.
Dijo que en el caso del accidente ocurrido la madrugada del 1 de mayo, el paramédico o paramédicos que realizaron el traslado al Hospital Civil del presunto responsable (Alejandro Arturo Vargas Alavés),  debieron  haberlo revisado para saber en qué estado se encontraba y anotarlo en el parte médico.
Precisó que es obligación de cada cuerpo de emergencia generar los reportes necesarios al momento de acudir a brindar el servicio de auxilio ya que pueden ser solicitados por las autoridades para deslindar responsabilidades a los implicados en el mismo.
Indicó que por parte del Cuerpo de Bomberos que acudió al lugar del accidente para brindar los primeros auxilios, éstos, al ver que el joven (Alejandro Arturo) se encontraba fuera de la unidad y estable, no le realizaron revisión alguna pues era prioritario atender a los lesionados que se encontraban dentro de la unidad del sitio Antequera, quienes ante la gravedad de las lesiones fueron trasladados por la ambulancia de Bomberos para recibir los tratamientos hospitalarios necesarios.
Maza Sánchez, dijo: “Cuando llegamos al lugar del accidente, Emilio Carranza y Avenida Fuerza Aérea Mexicana, el joven (Alejandro Arturo) se encontraba fuera de su unidad y no presentaba lesiones aparentes por lo cual nos dimos a la tarea de rescatar a las personas que se encontraban dentro del taxi  por lo que desconocemos en qué estado se encontraba”.
Expresó que al lugar de los hechos acudió la oficial María Magdalena Bolaños, perito de la Policía Vial Municipal, quien realizó la revisión de las unidades para hacer el levantamiento del reporte correspondiente, “esta persona es la que llevó a cabo la revisión de la unidad, por lo cual ella debe de tener toda la información del estado en que se encontraba el joven conductor de la otra unidad (el Audi)”.
Puntualizó que las autoridades competentes tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de las personas por lo cual, dijo, ya es necesario establecer operativos constantes sobre las calles de la colonia Reforma debido a que en ésta se encuentran establecidos bares, restaurantes y cantinas, y porque es unos de los lugares donde cada fin de semana se presenta un mayor número de accidentes viales.
“Es necesario que la gente, y sobre todo los jóvenes, entiendan que si van a tomar no pueden estar delante del volante, pues no sólo ponen en riesgo sus vidas, sino la de muchas otras personas. Tú puede venir tranquilo, manejando con tu familia, pero siempre se desconoce el estado de los demás, por lo cual una imprudencia puede generar una tragedia lamentable”, refirió.
MARCHAN ESTUDIANTES PARA EXIGIR JUSTICIA
En tanto, estudiantes de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), así como de otras escuelas y el gremio de taxistas, realizarán hoy miércoles una movilización en demanda de justicia para los familiares de dos de sus compañeros y del conductor del taxi del sitio Antequera arrollados por  Alejandro Arturo Vargas Alavés la madrugada del pasado viernes.
La marcha pacífica, “sin pintas ni bloqueos” iniciará a las 10:00 horas de la fuente de la Ocho Regiones al Zócalo, para exigir justicia para Yehú Robles Castellanos, quien perdiera la vida en este accidente automovilístico y para Daniela Celaya Rivera, quien se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Civil con diagnóstico de muerte cerebral, así como para el taxista, Jesús Alberto Martínez Hernández.
“No es justo que un joven alcoholizado que provocó la muerte a nuestro compañero esté libre porque el juez le fijó una fianza de más de 800 mil pesos y así evitar que pisara la cárcel”, dijo uno de los futuros galenos que se identificó como Marco Antonio.
A través de las redes sociales, los estudiantes convocan a la movilización que partirá de la institución educativa para demandar que las autoridades no dejen que el caso quede en la impunidad.
Angélica exige que se aplique la ley, y además pide el apoyo de la ciudadanía para que done sangre, ya que Daniela Celaya Rivera está muy grave.
Recordaron que los accidentados en las primeras horas del viernes  tomaron un taxi para dirigirse a la vivienda que rentaban pues son originarios del Istmo de Tehuantepec.
Sin embargo, los embistió un automóvil marca Audi, cuyo conductor responsable estaba en estado de ebriedad, pero esto no se asentó en un acta y sólo se tienen algunas declaraciones de los testigos de los hechos.
Por su parte, Don Alberto Martínez, papa del taxista, dijo que la unidad fue declarada como pérdida total, producto de este accidente que cobró una vida y mantiene en riesgo una más.
Aseguró que su hijo fue dado de alta, pero tiene problemas en la columna, pero lo más importante, señaló, es que la investigación se lleve a cabo con imparcialidad, se deslinden responsabilidades y se castigue al verdadero responsable de esta tragedia.
En tanto, Daniel Celaya, hermano Daniela, dijo que su hermana estaba muy emocionada ya que próximamente se graduaría, “sabemos que Dios hace justicia, pero queremos que se aplique la ley para que se castigue a quien truncó sus estudios”.
Asimismo, Esteban Bautista, dirigente del sitio Antequera, detalló que apoyarán la marcha sin afectar a ciudadanos. Además, se han unido los conductores de los sitios Reforma y Alameda.
Sostuvo que también se unirán más facultades, evitarán alterar el orden, sin pintas, y pedirán audiencia con el procurador General de Justicia del Estado, Héctor Joaquín Carrillo Ruiz.